Profesores y alumnos de la escuela Blas de Lezo de Pasaia junto con el personal técnico de Ingeteam

Pasaia, miércoles 17 de febrero de 2021, 9:30AM, comenzamos los preparativos en muelle para la jornada de prácticas que la Escuela Blas de Lezo va a realizar con sus alumnos. La práctica está relacionada con el aviso en situación de emergencia y acciones de salvamento. Se preparan las bengalas junto con los cohetes de socorro y salvamento necesarios. A la llegada al Ortze, los alumnos se dividen en grupos, unos en popa, otros en proa, y supervisan el estado de los cabos, sistemas y aparatos de cubierta. Otro grupo de alumnos acompaña al Jefe de Máquinas a la sala de máquinas para realizar la correspondiente inspección visual y comprobar los sistemas de propulsión, generación y almacenamiento de energía. Mientras, en puente, el Capitán con sus ayudantes repasa la previsión meteorológica, el estado de la mar, la planificación de la jornada, y espera la confirmación del Jefe de Máquinas y de los Marineros de cubierta de que todo está listo y preparado. Previsto día soleado, temperatura de 14ºC, viento sur con velocidad de unos 8-9 nudos con ráfagas de hasta 17 nudos, entre 1 y 3 metros de altura de ola prevista, y mar de fondo. Acompañan en la jornada técnicos de Ingeteam en ésta, la primera misión oficial tras la reforma del buque Ortze y su conversión a un buque eléctrico-híbrido y la obtención de los permisos oficiales de navegación.

Tras la reunión de coordinación en puente y la confirmación de que todo está listo, el Capitán ordena largar cabos y procede, junto con el Jefe de Máquinas, al arranque de la planta eléctrica y de propulsión. Desde el puesto central de mando y control en puente se procede a arrancar secuencialmente los sistemas necesarios. Por razones de seguridad, en este el primer viaje oficial, se decide partir y navegar en modo híbrido (propulsión mediante motor eléctrico y generación-provisión de potencia eléctrica mediante grupo auxiliar diésel y baterías) durante la primera parte del trayecto. El Capitán procede a realizar las maniobras en muelle a baja velocidad utilizando el motor eléctrico de propulsión de 0-1800 rpm, controlado de manera precisa y dinámica entre 0 y 300 rpm, maniobrando a su vez con la hélice de proa. Una vez realizadas las maniobras, se fija el rumbo por la ría hacia la bahía de Pasaia a una velocidad de 5-6 nudos, estableciendo comunicación y coordinación con el personal de tráfico marítimo del Puerto de Pasaia. Además, se informa al personal de salvamento marítimo de Pasaia de la práctica que va a ser realizada, en la que se procederá al lanzamiento de bengalas y cohetes de socorro. Una vez salimos de la bahía se fija rumbo hacia la bahía de Donostia con velocidad de 8 nudos, dónde alejados se procederá a realizar la sesión de prácticas. Los profesores dan comienzo a la sesión formativa en cubierta.

Acción formativa en cubierta
Lanzamiento de bengalas en cubierta

Una vez terminada la sesión de formación, se fija el rumbo a Pasaia para el retorno. Se navega a 8 nudos y en modo híbrido, garantizando energía almacenada en baterías que nos permita entrar en Pasaia en modo eléctrico puro cero emisiones con el grupo auxiliar apagado, todo ello mientras los alumnos se toman su merecido almuerzo. Tras la comunicación y coordinación con el Personal de gestión del tráfico marítimo de Pasaia, tenemos permiso para entrar en Pasaia. Apagamos el grupo auxiliar y navegamos en modo eléctrico puro, en silencio, a 6 nudos de velocidad, sin emisiones de humo ni de gases contaminantes. El personal de algunas embarcaciones amarradas a lo largo del muelle pesquero, así como algunas personas desde tierra, se sorprenden por el poco ruido intentando adivinar cómo es posible que un buque de estas características pueda navegar sin ningún motor térmico y de combustión encendido, sin expulsar humo y sin hacer ruido. Toman fotos y saludan cordialmente, no en vano, por Pasaia muchos ya saben que el Ortze es el primer buque eléctrico de estas características en todo el País con posibilidad de navegar con cero emisiones y en silencio, teniendo la suerte de poder disfrutarlo y comprobar sus beneficios medioambientales por Pasaia y alrededores

El Capitán inicia las maniobras de atraque con un control de velocidad preciso a bajas vueltas junto con la actuación sobre la hélice de proa. Una vez finalizado el atraque los marineros proceden al amarre de cabos y, todos satisfechos del trabajo realizado y las lecciones aprendidas, retornan a clase a seguir con las acciones de formación teóricas. En puente, se desconectan los sistemas, y se procede a una reunión final de conclusiones y a la actualización de los partes diarios de navegación y mantenimiento correspondientes. Sin ningún suceso acontecido, y el funcionamiento del buque y la planificación según lo previsto, se concluye la jornada.

Gracias a la Escuela Blas de Lezo por habernos hecho partícipes de este viaje tan especial.

Juanjo Valera

(Ingeteam)